El mejor anuncio de tu compañía

No me canso de ver el anuncio que hizo esta compañía para presentar su empresa:

Sus más de 19 millones de visualizaciones confirman el éxito que un anuncio así puede lograr.

¿El secreto? Mucho humor, un ritmo perfecto y sólo un minuto y medio de duración… apuesto a que tú también lo querrás ver más de una vez.

Vuelos indirectos

Llevo unos años que he estado viajando bastante y me he aprendido tres trucos importantes para vuelos baratos:

1.- Comprar con antelación

Empieza a mirar precios cuanto antes, para tener una idea aproximada del precio de los vuelos e investiga si hay alguna oferta. Normalmente, cuánto menos falta para la fecha del vuelo, más caros están los billetes de avión.

Si no tienes fechas exactas para viajar, compara varias fechas para ver si hay cambios significativos.

2.- Vuelos indirectos

Es frecuente que viajar directamente desde tu origen a tu destino final no sea la opción más económica y desviándote tomando rutas más comerciales consigas mejores precios, e incluso te puedas permitir visitar otro lugar interesante.

3.- Ofertas directas

Averigua las rutas alternativas que tienes para llegar a tu destino final y consulta una a una las páginas de las aerolíneas que cubren esos trayectos para buscar ofertas directas que puedan ofrecer, al final estas son la opción más barata de volar con diferencia.

Como no encontraba ninguna herramienta para averiguar todas las rutas, aeropuertos y aerolíneas posibles llegar a mi destino, me he creado mi propio buscador de vuelos indirectos, y lo he puesto a disponsición de todo el que quiera usarlo, de manera gratuita: VuelosIndirectos.com

De momento no ofrezco precios de los vuelos, sólo información de rutas, aeropuertos y aerolíneas, pero es la información clave que necesitáis para escudriñar las aerolíneas en busca de jugosas ofertas.

“La distancia más barata entre dos puntos, no siempre es la linea recta.”

Complicaciones, las justas

La vida no suele ser fácil para la mayoría, así que un buen consejo sería: no te compliques más de lo necesario.

A pesar de ello, todos cometemos errores que aumentan los problemas que ya de por si tenemos por delante: desarrollarnos profesionalmente, socialmente y en algunos casos formar una familia.

Aunque muchas veces son esas pequeñas complicaciones innecesarias las que enriquecen nuestra vida y le dan un sentido que sin ellas no tenía.

Algún ejemplo: la vida del soltero se complica cuando empieza una relación, una relación de pareja se complica si se convierten en padres, incluso la vida de un bebé se complica si llega un hermanito. Pero son precisamente la pareja, los hijos, los hermanos, etc. la motivación que muchos tenemos para seguir adelante el día a día.

He puesto el ejemplo de la família, pero un trabajador se complica la vida cuando decide emprender una empresa y dejar de trabajar por cuenta ajena, una empresa se complica más de lo necesario cuando decide no sólo ganar dinero, sino buscar ser respetuosa con el medio ambiente, etc.

Mi consejo final es: complícate la vida, pero sólo en aquellas cosas que realmente merece la pena complicársela. Para unos será la família, para otros el deporte, los amigos, cada uno tiene su propia complicación que da sentido a su vida.

Falsas expectativas de negocio: El cuento de la lechera

El cuento de Esopo, siglo XI a.c., nos recuerda que no nos hemos de hacer falsas expectativas a la hora de emprender un negocio:

Una lechera llevaba en la cabeza un cubo de leche recién ordeñada y caminaba hacia su casa soñando despierta. “Como esta leche es muy buena”, se decía, “dará mucha nata. Batiré muy bien la nata hasta que se convierta en una mantequilla blanca y sabrosa, que me pagarán muy bien en el mercado. Con el dinero, me compraré un canasto de huevos y, en cuatro días, tendré la granja llena de pollitos, que se pasarán el verano piando en el corral. Cuando empiecen a crecer, los venderé a buen precio, y con el dinero que saque me compraré un vestido nuevo de color verde, con tiras bordadas y un gran lazo en la cintura. Cuando lo vean, todas las chicas del pueblo se morirán de envidia. Me lo pondré el día de la fiesta mayor, y seguro que el hijo del molinero querrá bailar conmigo al verme tan guapa. Pero no voy a decirle que sí de buenas a primeras. Esperaré a que me lo pida varias veces y, al principio, le diré que no con la cabeza. Eso es, le diré que no: “¡así! ”

La lechera comenzó a menear la cabeza para decir que no, y entonces el cubo de leche cayó al suelo, y la tierra se tiñó de blanco. Así que la lechera se quedó sin nada: sin vestido, sin pollitos, sin huevos, sin mantequilla, sin nata y, sobre todo, sin leche: sin la blanca leche que le había incitado a soñar.

Fuente: Fábulas de Esopo.

Soy afortunado: Tengo trabajo

Me siento muy afortunado de tener un trabajo que me permita pagar mis facturas a final de mes, soy consciente de que no todo el mundo tiene la misma suerte.

Recuerdo el primer día que decidí ponerme a buscar empleo: compré un diario y llamé a todas las ofertas que veía que podía encajar por mi perfil, concertando todas las entrevistas personales que pudiera. En esas entrevistas me sentía fatal, humillado, un don nadie. Cansado, acepté la primera oferta que me brindaron: vender a puerta fría, sin fijo, todo a comisión, sin contrato laboral.

Supongo que hoy en día buscar empleo debe ser igual de duro, y los que tengan suerte podrán aceptar un empleo mal pagado y con malas condiciones. Pero si tienes la suerte de tener un buen empleo, como yo, siéntete afortunado, no somos muchos.

Artículos relacinados:
Ferran Arricivita compra el dominio Jocs.com

El león y el pastor

Yendo un león por una montaña erró el camino, y pasando por un lugar lleno de zarzas, se le hincó una espina en la mano, de tal manera que no podía andar por el sumo dolor que le causaba.
Yendo así encontró a un pastor, y llegándose a él, comenzó a menear la cola, teniendo la mano alzada. El pastor que lo vio venir, turbado por su presencia, comenzó a darle del ganado para que comiese, mas el león no deseaba comer, sino que le sacara la espina clavada.

El pastor entendió lo que quería el león, y con una lezna aguda le abrió poco a poco el tumor, y le sacó la espina. Sintiose sano el león, lamió la mano del pastor, sentándose a su lado, y poco después, ya buena la mano, se fue.

Pasados algunos años cayó el león en un lazo, y fue puesto en el lugar de las fieras. El pastor cometió un delito, fue preso por la justicia y sentenciado a las bestias feroces para ser devorado por ellas. Poniéndolo en el anfiteatro le echaron casualmente a aquel mismo león, el cual salió para arrojarse sobre él con gran furia, pero llegando al pastor, luego que lo encontró, se sentó a su lado y lo defendió de las demás fieras. Todos se llenaron de admiración viendo cosa tan extraordinaria, y sabida del pastor la verdad del hecho, se les dio libertad a ambos.

Nadie sea ingrato al beneficio que recibe, antes bien se muestre siempre agradecido, y lo pague cuando se le ofreciera la ocasión.

Fuente: Fábulas de Esopo.

¿A qué te dedicas?

¿A qué te dedicas? No me refiero en qué trabajas, sino a qué dedicas tu vida.

Rafael, un buen amigo mío, trabaja administrando su pequeña papelería junto a su esposa Carmen, pero juntos dedican su vida a colaborar en África con una pequeña ong, CC Ong.

¿A qué dedicamos nuestra vida realmente? Trabajar para sobrevivir y cuidar de nuestra família es algo indispensable, pero ¿a qué dedicas tu tiempo libre?

Yo confieso que lo dedico a viajar, leer, mis amigos y sueño con poder llegar a ser como Rafa y Carmen algún día.