Complicaciones, las justas

La vida no suele ser fácil para la mayoría, así que un buen consejo sería: no te compliques más de lo necesario.

A pesar de ello, todos cometemos errores que aumentan los problemas que ya de por si tenemos por delante: desarrollarnos profesionalmente, socialmente y en algunos casos formar una familia.

Aunque muchas veces son esas pequeñas complicaciones innecesarias las que enriquecen nuestra vida y le dan un sentido que sin ellas no tenía.

Algún ejemplo: la vida del soltero se complica cuando empieza una relación, una relación de pareja se complica si se convierten en padres, incluso la vida de un bebé se complica si llega un hermanito. Pero son precisamente la pareja, los hijos, los hermanos, etc. la motivación que muchos tenemos para seguir adelante el día a día.

He puesto el ejemplo de la família, pero un trabajador se complica la vida cuando decide emprender una empresa y dejar de trabajar por cuenta ajena, una empresa se complica más de lo necesario cuando decide no sólo ganar dinero, sino buscar ser respetuosa con el medio ambiente, etc.

Mi consejo final es: complícate la vida, pero sólo en aquellas cosas que realmente merece la pena complicársela. Para unos será la família, para otros el deporte, los amigos, cada uno tiene su propia complicación que da sentido a su vida.

3 thoughts on “Complicaciones, las justas”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *