Falsas expectativas de negocio: El cuento de la lechera

El cuento de Esopo, siglo XI a.c., nos recuerda que no nos hemos de hacer falsas expectativas a la hora de emprender un negocio:

Una lechera llevaba en la cabeza un cubo de leche recién ordeñada y caminaba hacia su casa soñando despierta. “Como esta leche es muy buena”, se decía, “dará mucha nata. Batiré muy bien la nata hasta que se convierta en una mantequilla blanca y sabrosa, que me pagarán muy bien en el mercado. Con el dinero, me compraré un canasto de huevos y, en cuatro días, tendré la granja llena de pollitos, que se pasarán el verano piando en el corral. Cuando empiecen a crecer, los venderé a buen precio, y con el dinero que saque me compraré un vestido nuevo de color verde, con tiras bordadas y un gran lazo en la cintura. Cuando lo vean, todas las chicas del pueblo se morirán de envidia. Me lo pondré el día de la fiesta mayor, y seguro que el hijo del molinero querrá bailar conmigo al verme tan guapa. Pero no voy a decirle que sí de buenas a primeras. Esperaré a que me lo pida varias veces y, al principio, le diré que no con la cabeza. Eso es, le diré que no: “¡así! ”

La lechera comenzó a menear la cabeza para decir que no, y entonces el cubo de leche cayó al suelo, y la tierra se tiñó de blanco. Así que la lechera se quedó sin nada: sin vestido, sin pollitos, sin huevos, sin mantequilla, sin nata y, sobre todo, sin leche: sin la blanca leche que le había incitado a soñar.

Fuente: Fábulas de Esopo.

Soy afortunado: Tengo trabajo

Me siento muy afortunado de tener un trabajo que me permita pagar mis facturas a final de mes, soy consciente de que no todo el mundo tiene la misma suerte.

Recuerdo el primer día que decidí ponerme a buscar empleo: compré un diario y llamé a todas las ofertas que veía que podía encajar por mi perfil, concertando todas las entrevistas personales que pudiera. En esas entrevistas me sentía fatal, humillado, un don nadie. Cansado, acepté la primera oferta que me brindaron: vender a puerta fría, sin fijo, todo a comisión, sin contrato laboral.

Supongo que hoy en día buscar empleo debe ser igual de duro, y los que tengan suerte podrán aceptar un empleo mal pagado y con malas condiciones. Pero si tienes la suerte de tener un buen empleo, como yo, siéntete afortunado, no somos muchos.

Artículos relacinados:
Ferran Arricivita compra el dominio Jocs.com

El león y el pastor

Yendo un león por una montaña erró el camino, y pasando por un lugar lleno de zarzas, se le hincó una espina en la mano, de tal manera que no podía andar por el sumo dolor que le causaba.
Yendo así encontró a un pastor, y llegándose a él, comenzó a menear la cola, teniendo la mano alzada. El pastor que lo vio venir, turbado por su presencia, comenzó a darle del ganado para que comiese, mas el león no deseaba comer, sino que le sacara la espina clavada.

El pastor entendió lo que quería el león, y con una lezna aguda le abrió poco a poco el tumor, y le sacó la espina. Sintiose sano el león, lamió la mano del pastor, sentándose a su lado, y poco después, ya buena la mano, se fue.

Pasados algunos años cayó el león en un lazo, y fue puesto en el lugar de las fieras. El pastor cometió un delito, fue preso por la justicia y sentenciado a las bestias feroces para ser devorado por ellas. Poniéndolo en el anfiteatro le echaron casualmente a aquel mismo león, el cual salió para arrojarse sobre él con gran furia, pero llegando al pastor, luego que lo encontró, se sentó a su lado y lo defendió de las demás fieras. Todos se llenaron de admiración viendo cosa tan extraordinaria, y sabida del pastor la verdad del hecho, se les dio libertad a ambos.

Nadie sea ingrato al beneficio que recibe, antes bien se muestre siempre agradecido, y lo pague cuando se le ofreciera la ocasión.

Fuente: Fábulas de Esopo.

¿A qué te dedicas?

¿A qué te dedicas? No me refiero en qué trabajas, sino a qué dedicas tu vida.

Rafael, un buen amigo mío, trabaja administrando su pequeña papelería junto a su esposa Carmen, pero juntos dedican su vida a colaborar en África con una pequeña ong, CC Ong.

¿A qué dedicamos nuestra vida realmente? Trabajar para sobrevivir y cuidar de nuestra família es algo indispensable, pero ¿a qué dedicas tu tiempo libre?

Yo confieso que lo dedico a viajar, leer, mis amigos y sueño con poder llegar a ser como Rafa y Carmen algún día.

¿Qué está pasando en España?

Miles de personas han tomado las principales plazas de España para denunciar su indignación y pedir responsabilidades.

¿Por qué?

La gente está indignada con la “democracia española”, porque no es una democracia real, y piden Democracia Real Ya (DRY).

¿Por qué la democracia en España no es real?

Se ha demostrado que en España los políticos no gobiernan para los intereses de las personas, sino para los intereses de algunos lobbys (grupos de personas que intentan influir en las decisiones del poder ejecutivo o legislativo en favor de determinados intereses).

¿Pero esto es algo nuevo?

No, lo que es nuevo es internet, el medio masivo de comunicación que ha favorecido que miles de personas indignadas hayan compartido su indignación, información y hayan decidido unirse para levantar la voz, frente a los medios masivos de comunicación tradicionales condicionados por intereses económicos y políticos.

Un ejemplo claro lo tenemos en el papel que ha jugado Youtube en demostrar las mentiras de la polícia que cargó con violencia contra la manifestación pacífica de Barcelona, justificándose en un presunto ataque por parte de los manifestantes que cientos de videos publicados desmienten y muestran a la policia aporreando ciudadanos de todas las edades sin justificación alguna.

¿Por qué los ciudadanos no castigan a los políticos en las urnas?

El problema es que la mayoría está desinformada por los medios masivos de comunicación controlados por los políticos corruptos (el ejemplo más claro lo tenemos en Canal9 de Valencia, donde el corrupto Camps ha vuelto a ser reelegido en las urnas).

¿Dónde podemos encontrar más información al respecto?

Mi recomendación es leer la página Menéame, donde las personas envían las notícias que creen más relevantes, mucha información de blogs personales que no sale en los periódicos y telediarios, que permite la participación en la conversación a cualquiera que se registre.

Gracias a Menéame he conocido las iniciativas #Nolesvotes (que propone no votar a los partidos mayoritatios que nos han traicionado durante tantos años, PSOE,PP o CIU), la plataforma Democracia Real YA, e innumerables blogs y videos.

¡Qué desgracia!

Había una vez un campesino chino, pobre pero sabio, que trabajaba la tierra duramente con su hijo.

Un día el hijo le dijo:
– ¡Padre, qué desgracia! ¡Se nos ha ido el caballo!
– ¿Porqué le llamas desgracia? – respondió el padre -Veremos lo que trae el tiempo…

A los pocos días el caballo regresó, acompañado de otro caballo.
– ¡Padre, qué suerte! – exclamó esta vez el muchacho -Nuestro caballo ha traído otro caballo.
– ¿Porqué le llamas suerte? – repuso el padre -Veamos qué nos trae el tiempo…

En unos cuantos días más, el muchacho quiso montar el caballo nuevo, y éste, no acostumbrado al jinete, se encabritó y lo arrojó al suelo. El muchacho se quebró una pierna…
– ¡Padre, qué desgracia! – exclamó ahora el muchacho -.¡Me he quebrado la pierna!
Y el padre, retomando su experiencia y sabiduría, sentenció:
– ¿Porqué le llamas desgracia? Veamos lo que trae el tiempo…

El muchacho no se convencía de la filosofía del padre, sino que gimoteaba en su cama.
Pocos días después pasaron por la aldea los enviados del rey, buscando jóvenes para llevárselos a la guerra.
Vinieron a la casa del anciano, pero como vieron al joven con su pierna entablillada, lo dejaron y siguieron de largo.

El joven comprendió entonces que nunca hay que dar ni la desgracia ni la fortuna como absolutas, sino que siempre hay que darle tiempo al tiempo, para ver si algo es malo o bueno.

Nota de Ferran: Hemos de encajar las desgracias con filosofía, pero esto no debe de hacernos conformistas: debemos luchar por las injusticias y defender al necesitado.

Calçotada en Perú

Ayer mi amigo Pedro me llamó por teléfono para improvisar una parrillada en mi casa en Trujillo, Perú. Me fuí al mercado de la Hermelinda con Claudia y Oscar y pudimos comprar calçots, aquí en Perú llamados “poros”.

Hicimos una calçotada con salsa romescu buenísima. Os dejo la receta de la salsa que improvisamos, al no tener todos los ingredientes, pero que quedó riquísima:

Ingredientes:
2 pimientos rojos
4 tomates
4 ajos
La miga de una barra de pan, medio duro
150 gramos de almendras
Aceite de oliva
Sal
Pimienta

Preparación:
Ponemos el horno a calentar y asamos los tomates, los pimientos y los ajos.
Picamos las almendras y las tostamos un poco en una sartén.
Con una batidora, desmenuzamos la miga de la barra de pan.
Vamos añadiendo a la batidora, progresivamente, un chorrito de aceite, la sal, pimienta, la almendra, los tomates, los pimientos y los ajos asados.
Puedes corregir a gusto con la sal y el aceite, pero no te pases, ves probándola si eso.

Volando voy, volando vengo

Últimamente no paro de viajar, estoy entre Perú, España y Malí, para dedicarme al proyecto solidario de WSF en Perú y al proyecto solidario de WSF en Malí, pero también por intereses personales.

Hace unos meses que me he divorciado y el piso en alquiler se lo ha quedado mi exmujer. Yo ahora prefiero ahorrar un alquiler en España, caro e innecesario, y aprovechar para dedicarme más a los proyectos en Mali y Perú.

Sopa de piedra

… llamaron a la puerta, un extraño pedía algo que llevarse a la boca.

– No tengo nada ahora – dijo la mujer al otro lado de la puerta

– No se preocupe – dijo el extraño – en mi bolsa llevo una piedra de hacer sopa, si me permite echarla en una olla de agua hiriviendo, le prepararé la mejor sopa del mundo.

La mujer no pudo evitar sentir curiosidad y accedió. Puso agua al fuego y corrió a contar a sus vecinos lo que ocurría en su cocina. Cuando el agua rompió a hervir, el vecindario al completo se encontraba en el lugar para ver al extraño y su sopa.

Con mucha calma, el extraño, sacó una piedra limpia y lisa de su bolsa y la dejó hundirse suavemente al fondo de la olla. Pasados un par de minutos, cogió la cuchara de madera y con mucha ceremonia probó una cucharada de la sopa.

– ¡Deliciosa!… aunque sería magnífica con unas patatas

Al fondo de la cocina se oyó la voz de una mujer:

– ¡Yo tengo en casa! – y al poco rato allí se presentó con unas patatas recién peladas que fueron a parar a la olla junto a la piedra

Al cabo de un rato, el extraño, volvió a probar la sopa:
-¡Magnífica! … aunque sería maravillosa con unas verduras
– Ahora vengo con ellas dijo un hombre – y de esa forma, las verduras se incorporaron a la sopa.

Tiempo después el extraño volvió a poner a prueba el sabor de la sopa
– ¡Maravillosa! … pero sería exquisita con un poco de carne

Y de esta forma el vecindario siguió ejerciendo de proveedor hasta que tras otra prueba, el extraño dijo con seguridad:
– La sal… – y tras añadir la sal y dar su aprobación a la receta dijo- ¡Platos para todos!

Entonces los vecinos fueron corriendo a sus casas a buscar platos. Y de esta forma disfrutaron, en compañía, de las generosas raciones servidas por el extraño y del fruto de su colaboración conjunta …

Esta historia tiene tantas versiones como gente que la cuenta pero tienen como punto en común la colaboración de las personas para elaborar todos juntos una receta.

Podemos sacar un par de interpretaciones:

1.- Colaborando todos juntos y cooperando podemos mejorar y obtener un bien común.
2.- Si quieres que la gente se involucre en tus proyectos, no les digas que les necesitas desesperadamente ni apeles a su amabilidad. Dales la oportunidad de ser parte del éxito.

Aunque mirando el fondo de la historia alguien podría preguntarse si no significa más bien que algunos caraduras pueden aprovecharse de la ingenuidad de los demás aportando algo inerte, siempre podremos contestarles que la piedra ayuda a mantener el calor de la sopa por más tiempo.

Copy&Paste de Erreache. Más info en Wikipedia.

Es triste de pedir

A veces es triste pedir ayuda y que te lleven a la hoguera, pero sólo a veces, porque (y hablo por mi) yo me he llevado una grata sorpresa cada vez que he pedido ayuda por internet, viendo la calurosa colaboración de la gente.

El problema son algunos inquisidores que les gusta de llevar a la gente a la hoguera, muchas veces no movidos por una fiel convicción, sino por una mania persecutoria crónica.

Pero por suerte, al final se acaba sabiendo quién pedía de forma lícita para ayudar y quién no.